Mochilas pulverizadoras, el mejor tratamiento fitosanitario de tus cultivos

Las mochilas pulverizadoras son utilizadas para controlar in situ la fumigación o atomización de los cultivos, manteniendo las plantas y el terreno en óptimas condiciones. En este caso, las mochilas pulverizadoras sirven también para alcanzar maleza de difícil acceso tanto en grandes extensiones de terreno como en pequeños huertos frutales. Pero... ¿Cómo se calibra una mochila pulverizadora? Sigue leyendo y lo comprobarás.

Calibración de tu mochila pulverizadora

Existe una fórmula, Q=qx600/AxV, que nos permite calcular el volumen de agua y producto herbicida a aplicar según los metros de terreno disponibles de riego. Q representa el volumen en litros/hectárea, q es el caudal de la boquilla calculado en litros por minuto, A el ancho de aplicación de la boquilla y V que representa la velocidad de avance del operador en kilómetros por hora. Mediante esta operación podremos calcular de forma sencilla qué cantidad de herbicidas y agua tendremos que aplicar.

Para adaptar la anterior formula a nuestra mochila pulverizadora debemos tener en cuenta que existen dos tipos de aplicación de las mochilas pulverizadoras: la aplicación al voleo, que cubre toda la extensión del terreno por igual y la aplicación por bandas, que mide en litros por hectárea cómo se lleva a cabo el riego. Además de tener en cuenta estos factores, resulta muy útil la colocación de papel hidrosensible y realizar una prueba de riego para comprobar la efectividad de la actividad en caso de que cambie el papel de color.

Monisol pone a su disposición un sinfín de mochilas pulverizadoras y sus accesorios: lanzas pulverizadoras y pistolas de diferentes longitudes para que elijas la que más se ajusta a tus necedades. No lo dudes, confía en Monisol tus mochilas pulverizadoras y cuida eficazmente tus cultivos.